Una cuestión me vino el otro dia a la cabeza, algo curioso. Instintivamente, cuando nos ocurre algún suceso, buscamos a alguien a quien culpar, alguien que nos libre de nuestra culpabilidad. Si nos saltamos un cruce conduciendo y tenemos un accidente, daremos antes la culpa a un coche mal aparcado que nos tapa la visión que a nosotros mismos, a pesar de que el cruce nos lo hemos saltado, tengamos o no visión de lo que viene. Al menos en un principio buscaremos cargar la culpa a otro, luego ya, dependiendo de las personas, con la recapacitación podremos reconocer o no nuestra culpabilidad. Y eso seria un ejemplo, a lo largo de nuestra cotidianeidad tenemos muchos casos similares a este.

Me pregunto porque. A mi me sucede muy a menudo, cuando me ocurre cualquier “percance”, enseguida busco algo a lo que hecharle la culpa. Si tropiezo con algo y me hago daño puede que le responda con una patada, a pesar que el torpe he sido yo por tropezar y no la pobre silla, mesa o lo que sea. Y es peor cuando buscamos otras personas a las que culpar, a pesar de que, rápidamente, cuando recapacitas, te das cuenta de que el fallo es tuyo. Pero aunque sea solamente pensándolo y durante un breve instante, ya has buscado otro culpable.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *